Nova CANE Chile: una nueva forma de hacer ingeniería

Jul
31
2018
El Programa Nova CANE (Acción Comunitaria de Nuevo Ingenieros, por su sigla en inglés) se instaló en la Universidad de Santiago de Chile como una agrupación de las y los estudiantes del Departamento de Ingeniería en Obras Civiles que se vinculan con colegios, liceos y escuelas para mostrar a la ingeniería de forma lúdica y atractiva.

Nova CANE Chile es una iniciativa importada por el Dr. Sergio Yáñez desde la Universidad de Villanova en Pensilvania EE.UU., luego de haber participado del programa original mientras realizaba su doctorado. En septiembre del 2015, el Dr. Yáñez fundó la agrupación, enfocada en la realización de actividades para estudiantes de séptimo y octavo básico. Hoy, el proyecto se continúa desarrollando gracias al Fondo VIME de la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio.

Una de las estudiantes voluntarias de Nova CANE Chile, Macarena Flores, explica la dinámica de las sesiones: “Mostramos una forma casera de hacer ingeniería. Ninguna de nuestras actividades tiene fórmulas o números. Sólo les explicamos lo que hay que hacer, y en base a los que entendieron, ellos lo hacen a través de cosas tangibles como, por ejemplo, crear una casa con galletas, para luego comérsela. Eso hace más didáctica la enseñanza, hace que se motiven y vengan a la siguiente sesión”. 

El grupo busca ser el vínculo entre estudiantes de ingeniería y los secundarios, mediante actividades planificadas, asociadas a la ingeniería civil, con un enfoque para escolares “se explica a los estudiantes, quiénes somos nosotros como ingenieros, qué hacemos, cómo lo hacemos y por qué. Es orientarlos en la ingeniería, mostrar nuestra carrera”, comenta el académico.

Nova CANE Chile se vincula con colegios de distintos puntos de la Región Metropolitana como el Liceo Valentín Letelier (Recoleta) y el Colegio Filipense de niñas (Santiago), actualmente, están mano a mano con el Instituto Chacabuco (Colina), George College (Cerrillos) y Colegio Virgen de Pompeya (Las Condes).

Nuevos desafíos para las y los profesionales de la ingeniería

Mantener la atención de un adolescente es una tarea muy difícil, más aún con la masificación de la tecnología, que ha logrado hacer del celular un objeto de uso cotidiano para los niños y niñas. Sin embargo, las iniciativas de innovación docente como las de Nova CANE Chile han despertado entre los jóvenes un alto interés por aprender. Al respecto, Macarena comenta: “Todas las actividades son grupales, no recuerdo haber visto a ningún niño solo. Se unen mucho, e incluso, se organizan solos cuando el entusiasmo es mucho. Los factores de distracción no existen realmente”. 

Por otro lado, hay nuevos desafíos en términos de educación y trato entre pares, impulsados por el movimiento feminista, que ha puesto en boga las transformaciones necesarias para una sociedad inclusiva y de respeto. En el marco universitario, la ola de empoderamiento femenino he generado debate sobre el rol de la mujer en la ingeniería. Nova CANE ha desplazado la idea de una “carrera de hombres”, debido al alto liderazgo y participación de mujeres de ingeniería en Obras Civiles en el proyecto. Sobre esto, Macarena apunta: “No es necesario darles más incentivos a las niñas, ellas nos ven a nosotras. Somos muchas voluntarias, y ven que hacemos lo mismo que los hombres. Nos ven capaces y se sienten capaces”.

Del mismo modo, el Dr. Yáñez, declara: “Uno tiene la percepción de que la ingeniería es muy de hombres. Nuestro proyecto no posee un enfoque para introducir a las niñas a la ingeniería como tal, y es porque lo tiene por defecto. No hacemos distinción. No hacemos distinciones de ningún tipo, trabajamos con grupos humanos diversos, sin importar el género, el estrato social o cultural”.

De esta forma, el rol de una docencia vinculada se torna cada vez más importante para quienes están comprometidos con la democratización del conocimiento y asumen una responsabilidad social no solo con su comunidad universitaria, sino también con su entorno.  Así, las actividades fuera del aula y salidas a terrenos permiten la construcción de saberes de manera colaborativa y proactiva. “Queremos que nuestros alumnos sean técnicos, pero también innovadores, que sean competentes en las matemáticas, pero también emprendedores”, apunta el fundador de Nova CANE Chile.

Hoy están las instancias para generar estos conocimientos, pensando en que no solo se están formando para ser ingenieras o ingenieros, sino también personas. Por ello, es que el Fondo VIME apoya proyectos educativos como este. Asimismo, el profesor sostiene que dichas habilidades deberían estar concebidas como parte de la estructura de la carrera.

“Yo invito a los académicos a desarrollar no solo las habilidades técnicas, sino también más blandas, transversales y sociales, que son necesarias para el futuro profesional. Lo que quiero es que vean el beneficio del desarrollo humano en la ingeniería”, reflexiona el Dr. Yáñez, develando que el programa no sólo busca el vínculo con el actor del medio, sino también articular espacios de aprendizaje para las voluntarias y voluntarios.